Un día en el mar a bordo de un crucero con barbacoa y luego una exquisita cena en el casco antiguo de Altea.

Disfruta de un travesía a vela en Altea, España a bordo de un moderno catamarán. Contemplarás las hermosas vistas del paisaje costero y podrás nadar en las aguas cristalinas de una cala. También vas a saborear una deliciosa barbacoa a bordo. Esa noche, te deleitarás con una cena típica en el pintoresco casco antiguo de Altea.

Altea es sin duda uno de los pueblos con encanto de la Costa Blanca de España y vas a disfrutar de su belleza del mar. El crucero sale desde el puerto de Altea. Un equipo experto prepara la embarcación para que tengas un viaje cómodo y agradable. El espacioso catamarán a vela te permite viajar sentado o tumbado en la red sobre el mar mientras disfrutas del sol y admiras la hermosa Costa Blanca con sus calas escondidas, aguas cristalinas y abruptos acantilados.

Durante el viaje, la embarcación fondeará en una de las bellas calas de Altea para que disfrutes de un refrescante baño en alta mar lejos de playas abarrotadas. Después de un rato fantástico en la cala, saborearás una barbacoa a bordo. Luego, el barco regresará al puerto y tendrás suficiente tiempo libre para explorar la localidad o tomarte un descanso antes de la cena.

Esa noche, deleitarás tu paladar con los platos típicos de la gastronomía española en un encantador restaurante del pintoresco casco antiguo de Altea, ubicado en la cima de una colina. Desde allí, disfrutarás de unas vistas espectaculares del pueblo con su paseo marítimo bordeado de palmeras. Descubrirás las estrechas callejuelas, las antiguas casas, los modernos comercios y los espléndidos bares y restaurantes del casco antiguo de Altea. 

Cuando llegues al restaurante en el casco antiguo de Altea «La Vella» (Altea «la vieja») serás bienvenido con un cóctel y luego saborearás unos deliciosos entrantes. Como plato principal puedes elegir entre carne de cerdo o pescado y bebidas. Para finalizar un exquisito postre y café.

Un día perfecto para sentir el mar como nunca y para degustar una deliciosa cena típica en el maravilloso casco antiguo de Altea.